Ir al contenido principal

CRISIS

Pues tenía que llegar. La primera crisis. Aquí y ahora. Se hace bastante difícil escribir pero escribo porque creo que estos son los momentos que vale la pena mostrar, para bien o para mal y porque en su día me comprometí a hacerlo y a contar. Lo bueno y lo difícil. Ahora toca difícil.

Voy a hablar sólo de mi. Al fin y al cabo este es el blog de una persona monógama en una relación no monógama. Esa soy yo y vengo con tres mochilas. La de la vida, la del amor (romántico) y la de mi historia familiar. Alguien se preguntara, en estos momentos, cómo es posible que sabiendo esto comenzara la relación. Yo también. Pero salir corriendo ahora sería de cobardes y no lo soy. Seré insegura y pesada y reiterativa y machacona y reaccionaré mal, pero cobarde no soy, ni deshonesta.
Sé que me quiere y la quiero.
Quiero intentarlo y si sale mal, se vuelve a intentar hasta que salga bien.

De momento algo no está saliendo bien.

Seguimos intentándolo. Yo no sé como dejar de sentirme como me siento. Se me hace cuesta arriba que ella quiera a su otra pareja y folle con su otra pareja y se divierta con su otra pareja y no sentirme muy insegura, aún sabiéndolo y aceptándolo. Es una contradicción enorme, lo sé. Se me cortocircuita la cabeza.

Sé que acepté esas condiciones desde el principio y que nadie me engañó, pero no es cuestión de engaños. Es cuestión de puntos de vista y en este problema hay dos. Dos.





Me equivoqué. Pensé que podría dar igual y no da. Ni quiero que dé. 
Estoy empezando a ser consciente de mis errores, que he cometido muchos. Entre otros precipitarme y forzarme hasta el punto de crear situaciones desagradables, y de eso sólo soy responsable yo. Soy monógama por elección, porque quiero serlo, aunque ya no descarto nada. Al igual que ella no lo es también por elección. Parece que hemos tratado de unir dos formas de amar irreconciliables. Me jode y me causa dolor, porque en verdad, hubiera estado bien que fuera un poco más fácil. Pero no lo es y hay que enfrentarse a ello. La opción de salir corriendo no la contemplo, de momento.

El miedo al abandono, los celos y la ansiedad son complicados de gestionar. Me he sentido sola. Me he sentido menos. Me he sentido indefensa. Pero sobre todo, no me he sentido entendida. Esto no es un reproche, son sólo consecuencias de mis malas decisiones. Su forma de entender las relaciones, para mi, es complicada de entender y sé que, a la inversa, mi forma de entenderlas, para ella, también es complicada de entender. 

Quien conoce la historia desde el principio podrá decirme que no tengo derecho a quejarme, que me lo ha dado casi todo. Quizá yo no supe explicarme bien o no supe entender el valor de lo que me daba, pero en cualquier caso no era lo que adecuado y yo no lo supe ver tampoco hasta que me encontré en una situación en la que nada me servía. Tampoco puedo reprocharle nada porque, a día de hoy, tampoco yo sé qué hubiera sido lo adecuado.

Hay un abismo entre ser una pareja monógama que, de mutuo acuerdo, decide abrir la relación; y ser una persona monógama que entra en una relación abierta. La pareja pasó por eso unida y a la vez,  yo lo estoy pasando sola, sin mi pareja, por mucho que me quiera y que me apoye, (que lo ha hecho siempre), porque ella ya está allí.

En fin, que nos toca llevar la relación al taller a cambiar y recolocar algunas piezas.
Eso sí, juntas. Ahora sí.

Comentarios

LO MÁS VISTO

EL EMBARCADERO

Hemos empezado a ver en casa "El Embarcadero" o también podría titularse "Yo es que soy poliamoroso pero mi mujer no lo sabe". La historia va de un señor que está casado con una señora  y que, por circunstancias de la vida, un día conoce a otra señora y se enrolla con ella pero no se lo cuenta a su mujer y así pasan ocho años hasta que no se sabe por qué todavía (vamos por el capítulo cuatro) decide suicidarse. Y es así que le deja a su mujer un marrón de tres pares de narices porque descubre todo el pastel cuando su marido ya se ha suicidado. Yo creo que esto no es poliamor, esto es lo que tradicionalmente se ha venido conociendo como ponerle los cuernos a tu señora esposa
La serie me parece bastante absurda en su planteamiento, si pretende venderse como serie con trama poliamorosa. Y me pregunto: ¿Alguno de los guionistas habrá buscado el significado de la palabra poliamor?




Poliamor:
"Se refiere a mantener relacionesamorosas o sexuales, de manera simultánea…

MONOAMOR

Hablaba esta mañana con mi pareja. Y me he dado cuenta de que mi problema es que no sé dónde estoy, que no sé lo que me pasa. Como decía Ortega y Gasset: “que no sabemos lo que nos pasa: eso es lo que nos pasa.” Y me acabo de dar cuenta de que exactamente ahí es dónde estoy en un sinsaber, que no es lo mismo que un sinvivir.
Estoy viviendo con mucho amor y con mucho asombro todo lo que me lleva pasando en lo emocional desde hace dos años y medio a falta de unos días. Me asombro a mi misma de seguir aquí y lo que es mejor: de querer seguir; pero necesito saber dónde estoy, ponerle etiquetas y a mi, lo de la monogamia, no me encaja ya... Yo no me puedo denominar monógama porque mi pareja no está sólo conmigo, tiene además otra pareja,  eso no es tener una relación monógama, así que me he puesto a buscar. Aquí os dejo una morcillaca de las definiciones que he sacado de la wikipedia (vamos, donde busca el promedio de la gente normal) de poliamor, monogamia y las diferencias y similitudes en…

EL AMOR Sí DUELE

Es mentira que el amor no duela. El amor duele y a veces mucho.
Estoy en una relación que duele, no que me hace daño, que es distinto. El amor que estoy viviendo, y lo llamo así conscientemente, no voy a emplear términos psicológicos ni llamarlo vinculo afectivo sexual  ni mierdas por el estilo porque no lo es. Es AMOR. Con mayúsculas. Cómo decía, el amor que estoy viviendo es lo más parecido a lo que estaba buscando, también es una las experiencias más duras, y no han sido pocas, por las que he pasado.Y garantizo que duele, pero también sirve para pensar y para conocerse a si mismo y para entenderse a uno mismo (escribo teniendo muy en cuenta el género con el que me designo.)

Ahora estoy jodida? Mucho. Las cosas son como quiero? No. Tengo miedo? Si. Eso significa que no nos queramos? No.

Pero te da miedo cuando ves que te quedas sola. Cuando no tienes claro cómo de importante eres cuando no estás. Cuando estás convencida de que eres completamente reemplazable. Da miedo y da vértigo.