Ir al contenido principal

EL PRINCIPIO: DUDAS, MIEDOS, CAMBIOS Y REACCIONES.

En mi experiencia no hay posicionamiento político, ni forma de entender a vida, ni búsqueda de una relación de este tipo. La vida me ha traído hasta aquí y yo vivo esta situación adaptándome a ella y haciendo que ella también se adapte a mi; porque quiero y porque me compensa.
De entrada todo son miedos y dudas. Te estas enamorando de alguien que ya está enamorada de otra persona. Te está utilizando? Te están utilizando?

Para estar en una relación de este tipo siendo monógama hay que cambiar algunos pensamientos parecen inamovibles, pero no es necesario cambiar todos. Sólo hay que entender que no todos sentimos igual, hay gente que quiere de forma distinta y no es peor, sólo es distinta. Pero sobre todo hay que tener una cosa clara: Puedes confiar?

Para mi no fue fácil, aunque me lo pusieron fácil, y en ese poner fácil yo también fui descubriendo cosas. Las que quería y las que no. Y todas traté de decirlas desde lo más profundo de mis miedos y mis deseos; que se viera todo lo malo y lo bueno también y me esforcé  en confiar y en dar.




Poco a poco fui descubriendo qué significaba para mi confiar y de qué está compuesta esa confianza. Creo que si puedes confiar en tu pareja no monógama de la misma forma que confiarías en tu pareja monógama la idea negativa de la infidelidad queda muy diluida y la cosa se vuelve mucho más fácil, la vida cotidiana se vuelve sorprendentemente sencilla.

Creo que se hace necesario determinar qué significa la confianza para uno mismo antes de emprender un viaje de esta dificultad y esta distancia.

Supongo que la confianza consiste en tener la seguridad de que la persona con la que te haces vulnerable no aprovecha tu vulnerabilidad para su propio interés. Y supongo que para cada uno de nosotros la confianza estará compuesta de necesidades distintas. El trabajo consiste en descubrir esas necesidades y demandar que sean cubiertas tratando de buscar el equilibrio entre las necesidades propias y las de los demás.

Comentarios

LO MÁS VISTO

TU METAMOR

Tu metamor, como diría el mío es como el "cuñao" y hay cuñaos con los que te llevas bien y "cuñaos" con los que no (hablo en masculino porque creo se entiende mejor el sentido del término "cuñao"aunque cuñás, también existen). Eso es así; y el requisito más deseable que puedes encontrar en tu metamor es que sea compatible contigo.

Por supuesto que también puedes no llegar a conocerle, aunque yo creo que si pretendes tener con tu amor una relación más profunda y la suya ya lo es; tarde o temprano tendrás que pasar por el trance. Yo preferí hacerlo más temprano que tarde.

Sinceramente, no sé cómo hicimos para caernos bien. Supongo que tenemos un interés común superior. Supongo que él nos lo ha puesto muy fácil desde el principio (en el sentido de ceder para que yo tuviera más tiempo) y yo traté de ir haciéndoselo más fácil en la medida de mis posibilidades, que cada vez han ido siendo más. Supongo que somos parecidos en muchas cosas. Supongo que los dos hic…

CRISIS

Pues tenía que llegar. La primera crisis. Aquí y ahora. Se hace bastante difícil escribir pero escribo porque creo que estos son los momentos que vale la pena mostrar, para bien o para mal y porque en su día me comprometí a hacerlo y a contar. Lo bueno y lo difícil. Ahora toca difícil.

Voy a hablar sólo de mi. Al fin y al cabo este es el blog de una persona monógama en una relación no monógama. Esa soy yo y vengo con tres mochilas. La de la vida, la del amor (romántico) y la de mi historia familiar. Alguien se preguntara, en estos momentos, cómo es posible que sabiendo esto comenzara la relación. Yo también. Pero salir corriendo ahora sería de cobardes y no lo soy. Seré insegura y pesada y reiterativa y machacona y reaccionaré mal, pero cobarde no soy, ni deshonesta.
Sé que me quiere y la quiero.
Quiero intentarlo y si sale mal, se vuelve a intentar hasta que salga bien.
De momento algo no está saliendo bien.

Seguimos intentándolo. Yo no sé como dejar de sentirme como me siento. Se me…

EXPECTATIVAS

Pareciera que tienes que dejarle absoluta libertad al otro para ser lo suficientemente poliamorosa, no puede molestarte nada, no puedes querer nada, porque entonces no eres poliamorosa. Ese tipo de relaciones en las que tienes que "entender" que no puedes ponerle cortapisas al otro me recuerdan un poco a esas relaciones, heterosexuales y monógamas, espero que ya no en vigor, en las que la mujer tenía que entender las "necesidades" del marido. Creo que los extremos no son buenos. Una persona, mejor dicho, el extremo de una persona, que sólo piensa a través del sistema de valores de la libertad, es difícil que cubra las expectativas del otro. Si la otra persona está situada en el mismo extremo, no sabría decir cómo funcionaría esa relación ni si es posible.

Cuando una persona sólo se queda en su posición esperando que todas sus necesidades y deseos sean cubiertos y se respeten todas sus libertades, a pesar de los deseos de los demás, e incluso imponiendo a los demás …