Ir al contenido principal

ACUERDOS

Los acuerdos son normas por las que la relación se rige y estas normas deben ser explícitas y consensuadas. Los acuerdos son reglas a las que debe ajustarse la conducta de los miembros que las aceptan y no tienen por qué ser limitantes en todos los casos, pero si es cierto que fijan un marco de actuación y libertad y que su respeto favorece la confianza en la relación.

En las relaciones monógamas hay normas que se dan por supuestas pero que no se consensúan y creo que hay personas que entienden que el hecho no haberlas consensuado de forma alguna las hace susceptibles de ser incumplidas en determinadas circunstancias, pero no debería ser así. Me imagino que es porque se confunde la importancia del yo y del nosotros. Sería bueno tener siempre claro cuando es más importante uno u otro, pero esto es un tema complicado que da para otro post.

La diferencia fundamental y más evidente, creo yo, entre la monogamia y la no monogamia es que en la segunda, uno de los mitos del amor romántico, el acuerdo de exclusividad, se rompe. Pero se rompe de forma controlada y consensuada, y se controla y se consensúa mediante acuerdos. No todo vale en la no monogamia, vale lo que se ha acordado y además, hay que cumplirlo.

Parto de la base de que cuando se acepta negociar no se pretende obtener todas las pretensiones que se desean. Negociar es hablar para llegar a un consenso, que no es lo mismo que obtener un consentimiento. Mediante el consenso se trata de buscar puntos en común y no diferencias, se trata de encontrar un equilibrio entre las cesiones y las necesidades que nos haga estar a gusto en la relación.





Decía que el consenso no es lo mismo que el consentimiento, el consenso es un concepto más amplio que el consentimiento y engloba a más de dos partes. "Se denomina consenso al acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos. El consenso se diferencia de una mayoría en que cuando una mayoría se pone de acuerdo también hay una minoría que disiente, en cambio en el consenso no hay disenso. Una decisión por consenso, no obstante, no implica un consentimiento activo de cada uno, sino más bien una aceptación en el sentido de no-negación." WikipediaTambién podemos definirlo como un "método de adopción de las decisiones consistente en procurar un acuerdo mutuo (...)."  Enciclopedia Jurídica 
El consentimiento sin embargo es la  "(...) adhesión de una parte a la propuesta realizada por la otra. El intercambio de los consentimientos determina el acuerdo de voluntades que vincula a las partes."  Enciclopedia Jurídica 

En el consenso ganamos y perdemos a la vez pero el resultado global nos satisface. En el consentimiento permitimos que alguien haga algo o imponemos nuestra voluntad a alguien que la recibe tal y como nosotros la planteamos, sin posibilidad de diálogo. 

A mi modo de ver es muy importante esta distinción en una relación no monógama y más aún si, como es mi caso, una de las partes es monógama. No tienes que consentir todo porque estás en una relación con una persona no monógama.

Cuando consensúas es cuando tienes la posibilidad de pedir. Cuando consensúas tienes que saber que también vas a tener que dar y de ahí surgen los acuerdos o los límites. 

Límites. Más que límites yo diría que son fronteras, fronteras que nos permitan coexistir. Fronteras que no son infranqueables pero en las que hay que pedir permiso para pasar. Con el paso del tiempo algunas se van transformando y desaparecen, otras se suavizan y surgen otras nuevas, pero también tenemos que aceptar que todos tenemos alguna frontera infranqueable. Esa frontera infranqueable es nuestro aviso para que, cuando se intente traspasar, o bien nos replanteemos nuestra identidad  y lleguemos a nuevos consensos cambiando esas fronteras,  o bien pongamos fin la relación si para nosotros esa frontera sigue siendo infranqueable y no hay posibilidad de consenso.

Comentarios

  1. mira las compis lo que plantean del consentimiento:

    https://consentimientowordpresscom.wordpress.com/referencias-y-bibliografia/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LO MÁS VISTO

TU METAMOR

Tu metamor, como diría el mío es como el "cuñao" y hay cuñaos con los que te llevas bien y "cuñaos" con los que no (hablo en masculino porque creo se entiende mejor el sentido del término "cuñao"aunque cuñás, también existen). Eso es así; y el requisito más deseable que puedes encontrar en tu metamor es que sea compatible contigo.

Por supuesto que también puedes no llegar a conocerle, aunque yo creo que si pretendes tener con tu amor una relación más profunda y la suya ya lo es; tarde o temprano tendrás que pasar por el trance. Yo preferí hacerlo más temprano que tarde.

Sinceramente, no sé cómo hicimos para caernos bien. Supongo que tenemos un interés común superior. Supongo que él nos lo ha puesto muy fácil desde el principio (en el sentido de ceder para que yo tuviera más tiempo) y yo traté de ir haciéndoselo más fácil en la medida de mis posibilidades, que cada vez han ido siendo más. Supongo que somos parecidos en muchas cosas. Supongo que los dos hic…

NIÑO INTERIOR

Tengo un niño interior que se pasea de "niño sumiso" a "pequeño profesor" como el que anda por el pasillo de su casa. El niño sumiso tiene miedo y el "pequeño profesor" intenta ser adulto en un mundo que desconoce. Pero no sabe cómo. Cómo se es adulto si todavía no se sabe simplemente ser niño?

Mi niño creativo quiso entrar aquí, la emoción, ya se sabe. El adulto pensó que ella era seria y que ofrecía algo sincero, aún en circunstancias especiales; y el padre no tuvo mucho que decir, sólo se dispuso a esperar ver, paciente, el cadáver pasar.

Ahora, una vez dentro, el niño es muy feliz muchas veces, pero otras se siente triste porque no se siente amado, el objeto de su amor está amando a otro. El padre aprovecha para decir que, como siempre, ha actuado mal y no merece ser amada y que la están engañando, siempre la están engañando porque no es capaz.




El adulto simplemente se pone serio y no dice nada. Trata de valorar si el esfuerzo merece la pena. Trata de…

EXPECTATIVAS

Pareciera que tienes que dejarle absoluta libertad al otro para ser lo suficientemente poliamorosa, no puede molestarte nada, no puedes querer nada, porque entonces no eres poliamorosa. Ese tipo de relaciones en las que tienes que "entender" que no puedes ponerle cortapisas al otro me recuerdan un poco a esas relaciones, heterosexuales y monógamas, espero que ya no en vigor, en las que la mujer tenía que entender las "necesidades" del marido. Creo que los extremos no son buenos. Una persona, mejor dicho, el extremo de una persona, que sólo piensa a través del sistema de valores de la libertad, es difícil que cubra las expectativas del otro. Si la otra persona está situada en el mismo extremo, no sabría decir cómo funcionaría esa relación ni si es posible.

Cuando una persona sólo se queda en su posición esperando que todas sus necesidades y deseos sean cubiertos y se respeten todas sus libertades, a pesar de los deseos de los demás, e incluso imponiendo a los demás …